Este ciclo está dedicado a aquellos géneros cinematográficos que por lo general no se ven reflejados en los ciclos de cine-debate o cine arte, como por ejemplo, el cine clásico, el cine bizarro, la ciencia ficción, el cine negro, el erótico, el de terror, el spaghetti western, el blaxploitation, el anime, el cine clase 'b' en general y otros géneros. Dentro de estos subgéneros cinematográficos pueden encontrarse verdaderas joyas cinematográficas, como así también las peores películas de la historia; pero si hay algo que todas tienen en común es su garantía de diversión. Esperamos que lo disfruten.

Los Cínecos



PROGRAMACIÓN AÑO 2014

La Dama De Shanghai

Viernes 9 de mayo

Título Original: "The Lady From Shanghai" (1947)

Dirigida por Orson Welles; con Rita Hayworth, Orson Welles, Everett Sloane y Glenn Anders.

Adaptación de un relato policíaco de Sherwood King, "La Dama de Shanghai" narra la historia de Michael O´Hara (Orson Welles), un marinero que salva de un atraco a Elsa (Rita Hayworth, cuyo pelo corto y teñido de rubio platino sorprendió al público de todo el mundo), la esposa de Bannister (Everett Sloane, en un papel brillante), un rico abogado quien le ofrece trabajar en su barco. Allí conoce a George Grisby (Glenn Anders), el socio de Bannister, que le propone simular su asesinato por cinco mil dólares, que le servirían para huir con la mujer. A partir de este momento, el personaje protagonizado por Welles se mete en una perversa espiral de trampas y misterios de la que no puede escapar.

Esta historia posee un ritmo infernal, un clima de intriga que no decae en ningún momento a pesar de no intercalar flashback alguno y unos diálogos punzantes, llenos de ironía y cinismo.
Formalmente hablando "La Dama de Shanghai" resulta magnífica, como no podía ser de otra manera en cualquier film del gran Orson Welles. Impresionantes juegos de luces y sombras, como ejemplo, el breve encuentro en el acuario entre Elsa y O´Hara, donde se muestran contraluces propios del mejor “film noir”. Encuadres y movimientos de cámara que retratan un mundo sórdido e inestable, en el que los personajes se abalanzan a un final trágico, inevitable para ellos, a causa de cumplir su propio destino.

Rodeada de polémica desde el momento de su estreno en 1948, cincuenta años después "La Dama De Shanghai" se considera un clásico de Welles, y la célebre escena de los espejos, tan fascinante como compleja en su juego de apariencia y realidad, pero de maldad multiplicada hasta el infinito, es una de las más deslumbrantes de la historia del cine.En definitiva La Dama de Shangai es una de las mejores obras del cine negro, inmortal al paso de los años.

Ver la famosa escena de los espejos: (cliquea aquí)