Este ciclo está dedicado a aquellos géneros cinematográficos que por lo general no se ven reflejados en los ciclos de cine-debate o cine arte, como por ejemplo, el cine clásico, el cine bizarro, la ciencia ficción, el cine negro, el erótico, el de terror, el spaghetti western, el blaxploitation, el anime, el cine clase 'b' en general y otros géneros. Dentro de estos subgéneros cinematográficos pueden encontrarse verdaderas joyas cinematográficas, como así también las peores películas de la historia; pero si hay algo que todas tienen en común es su garantía de diversión. Esperamos que lo disfruten.

Los Cínecos



PROGRAMACIÓN AÑO 2014

Diabolik

Martes 13 de Enero

Título original: "Diabolik" (1968)

Dirigida por Mario Bava; con John Phillip Law, Marisa Mell, Michel Piccoli, Adolfo Celi, Terry-Thomas, Claudio Gora, Mario Donen y otros.
Con música de Ennio Morricone.

La historia está basada en el personaje del comic italiano “Diabolik”, creado por las hermanas Angela y Luciana Giussani en 1962.

Diabolik (John Phillip Law), es un atractivo y educado ladrón, que no está contento con todas las cosas buenas que le da la vida. Menos aún cuando existen montañas de dinero que robar antes las mismísimas narices de estirados oficiales del gobierno y joyas valiosas que extraer de los cajones de los multimillonarios.
Este esquivo canalla encuentra las más diversas maneras de vivir siempre al límite, ya sea escalando muros, saboteando una rueda de prensa con gas de la risa, sacando una confesión de un amo del crimen mientras cae junto a él de un avión. ¿Imposible? No, diabólico… Diabolik para ser exactos.

Mario Bava es un director recordado casi exclusivamente por sus cintas de terror gótico, pese a que se movió prácticamente por todos los géneros cinematográficos imaginables. El realizador siempre se caracterizó por la estupenda fotografía de sus trabajos, lo que combinaba con un exquisito uso de los colores. Son estos dos elementos los que resaltan enormemente en "Diabolik", la adaptación del Fumetti "Diabolik". Desde el primer momento podemos apreciar que estamos en presencia de un completo antihéroe, muy en el estilo de su colega francés Fantômas, personaje creado por los escritores Marcel Allain y Pierre Souvestre en 1991. Diabolik es un hombre frío y calculador, que no dudará en matar a todo aquel que se interponga en su camino, el cual aprovechará todas las oportunidades que se le presenten, para burlarse de la autoridad representada principalmente por el inspector Ginko (Michel Piccoli). A su lado se encuentra su novia Eva (Marisa Mell), la cual utiliza su sexualidad para conseguir todo lo que ella desea.

Políticamente, Bava y sus guionistas quisieron conservar la anarquía existente en el comic original. Diabolik bien podría ser considerado un terrorista; constantemente está maquinando una nueva forma de burlarse de las autoridades, a la vez que intenta desestabilizar al gobierno, dejándolo en situaciones bastante delicadas. Avergonzados oficiales y burócratas pierden sus trabajos debido a la incapacidad que presentan para atraparlo. De la misma forma, Diabolik conserva algunos de los malos hábitos que presentaba en el comic: el criminal no duda en matar cuanto policía se le acerque y en el punto de la cinta, dinamita un par de edificios del gobierno solo para demostrar que sus amenazas son totalmente ciertas. Todo esto refleja el mensaje que quisieron establecer las hermanas Giussani en su obra, que posiblemente se refería al caos político existente en la Italia de la época, junto con ubicar a ambicioso y calculador Diabolik, como un símbolo del consumismo material sin límites, que sigue presente hasta el día de hoy.

En términos de diversión, la cinta sin duda no queda corta. Diabolik utiliza todo tipo de artefactos para cometer sus fechorías, recordando en gran medida algunas de las cintas de James Bond, o incluso la serie de televisión estadounidense de los sesenta "Batman", la cual muchas veces ha sido comparada de alguna manera con los contenidos y la estética de esta película. Incluso se podría considerar la guarida de Diabolik, como una versión bastante más chic y futurista de la baticueva del enmascarado superhéroe.
Muchas de las situaciones que se pueden ver durante el transcurso de la película son bastante inverosímiles, como por ejemplo la escena en donde roba un bloque de oro de veinte toneladas sin mayores problemas, razón por la cual debe ser vista sin ser tomada demasiado en serio para poder ser disfrutada en su totalidad.

La cinta cuenta con unas actuaciones bastante destacables y un sólido elenco secundario. John Phillip Law tiene una larga y variada carrera como actor, siendo su participación en "Barbarella" (1968), (otra adaptación de un comic, también producida por Dino De Laurentiis y dirigida por Roger Vadim), la más recordada de su carrera. Como Diabolik, el actor supo equilibrar perfectamente su lado siniestro con su lado más seductor. De la misma forma, Law utiliza de buena manera su lenguaje corporal, dando a entender más cosas mediante su mirada o sus movimientos, que a través de sus palabras. Marissa Mell por su parte, realiza un buen trabajo personificando a la aparentemente frágil Eva, exudando sensualidad en prácticamente todas las escenas en las cuales aparece.
Entre los secundarios encontramos a Adolfo Celi, más recordado por su rol de Emilio Largo en la cinta "Thunderball" (1965), como el criminal Ralph Valmont, además de contar con el comediante Terry Thomas, en el rol del ministro de finanzas, y finalmente con Michel Piccoli como el inspector Ginko, archirrival del criminal. Todos estos personajes son un verdadero aporte en los diversos acontecimientos que ocurren en la cinta, apoyando de buena forma a los protagonistas.

Todo acerca de Diabolik es estilo. Desde la excelente banda sonora obra del maestro Ennio Morricone, hasta los estupendos sets utilizados en la cinta. Mario Bava, quien estaba más acostumbrado a trabajar en sets generalmente algo claustrofóbicos en sus cintas de terror, aprovecha el hecho de contar con $400.000 dólares (el presupuesto más grande de su carrera), para mostrar su manejo utilizando locaciones exteriores, además de ofrecernos unos sets visualmente impresionantes, ideados por el director de arte, Flavio Mogherini. Está obra es una muestra del dominio que poseía Bava al momento de utilizar miniaturas u otro tipo de elementos para crear los efectos especiales de sus films, que inclusive hasta el día de hoy, no pierden su encanto. Es tanto el logro visual de la cinta, que no son pocas las películas que han tratado de imitar en este sentido a esta obra. Si bien la mayoría son malas imitaciones, otras como el film "CQ" (2001), de Roman Coppola, o el video de los Beasty Boys, "Body movin'", son sentidos homenajes a la estetica y a la esencia de la cinta

La cinta resulta bastante más interesante que su cinta hermana "Barbarella", presentando una historia mejor construida, junto con superarla en lo que a dirección se refiere. El gran mérito de Mario Bava es ofrecernos una cinta que con marcado dinamismo, que refleja perfectamente la esencia del comic. Es a tal punto el acercamiento a la obra original, que la cinta se puede dividir en tres historias prácticamente calcadas de algunos de los tomos del fumetti, demostrando el respeto del director por las historietas y por los seguidores de las mismas.
Es esta la razón que ha alzado a la cinta como una de las mejores adaptaciones cinematográficas de un comic, siendo además reconocida en la actualidad como una cinta de culto y como una de las mejores realizaciones del recordado director italiano.

Ver trailer:


Escucha parte de la banda de sonido:


(sinopsis extraída de CinemaScope: Una mirada al 7mo arte)