Este ciclo está dedicado a aquellos géneros cinematográficos que por lo general no se ven reflejados en los ciclos de cine-debate o cine arte, como por ejemplo, el cine clásico, el cine bizarro, la ciencia ficción, el cine negro, el erótico, el de terror, el spaghetti western, el blaxploitation, el anime, el cine clase 'b' en general y otros géneros. Dentro de estos subgéneros cinematográficos pueden encontrarse verdaderas joyas cinematográficas, como así también las peores películas de la historia; pero si hay algo que todas tienen en común es su garantía de diversión. Esperamos que lo disfruten.

Los Cínecos



PROGRAMACIÓN AÑO 2014

La Caída De Los Dioses

Jueves 17 de junio

Título original: "La Caduta Degli Dei" (1969)

Dirigida por Luchino Visconti; con Helmut Berger, Dirk Bogarde, Ingrid Thulin, Helmut Griem, Charlotte Rampling, Umberto Orsini y otros. Guión: Luchino Visconti, Nicola Badalucco, Enrico Medioli. Música: Maurice Jarré. (156 min.)

Año 1933. El nacionalsocialismo ha tomado el poder en Alemania. El clan directivo de una importante empresa siderúrgica discute su actuación ante el previsible desarrollo de los acontecimientos. Solo Herbert se niega a colaborar con el régimen nazi, sobre todo a raiz del incendio del Reichtag, para él una prueba concluyente de la tirania que se avecina. Herbert tendrá que abandonar el país, acusado de un asesinato que no cometió. Detrás quedan Elizabeth, su esposa y las dos hijas del matrimonio. Los propietarios de la empresa se encuentran así en medio de las luchas por el poder, fundamentalmente entre las S.A. y el Ejercito.

Personal versión de Macbeth del maestro italiano, y libremente inspirada en la poderosa familia alemana Krupp, magnates del acero antes de la Segunda Guerra Mundial.

De contenido fuerte y escenas arriesgadas, sobre todo para la época en la que se estrenó,
pues mezcla secuencias de gran erotismo bisexual, todo ello en el ambiente de la Alemania nazi, en una historia de corrupción, sed de poder y criminalidad. También es un buen documento histórico de la época, que parece explicar bien un hecho tan trascendente como mal conocido: "La noche de los cuchillos largos".

"La caída de los dioses" sigue contando de forma excelsa la evolución en los años 1933 y 34 de lo que fue el ascenso al poder del Partido Nazi, y en particular de las SS; y lo hace a través de la historia de una empresa siderúrgica familiar y de cada uno de sus componentes, como si se tratara de un fresco donde se delinean los diferentes protagonistas de la época: las SS, las SA, los empresarios conservadores que en principio se consideraban neutrales, los opositores perseguidos, los advenedizos sin escrúpulos borrachos de poder, los perversos y crueles que siempre sacan partido por su perversidad y crueldad en tiempos revueltos.

El preciosismo decadente de Visconti goza aquí de su máximo desenfreno en las cenas del castillo familiar y en el papel de débil y neurasténico que protagoniza Berger, personaje excesivo tratado como una venganza personal de Visconti contra el nazismo (pedofilia e incesto incluídos).

Ciertamente, la última fase de la película pierde su "realismo" de ficción dentro de la historia y se introduce en una especie de historia alucinógena; pero donde algunos críticos encuentran pérdida, en realidad el tiempo ha demostrado que se trata de acierto, al ser ese casi surrealismo una metáfora de la locura sin tasa del propio nazismo (algo similar ocurre en el final de Lope de Aguirre de Herzog o en Apocalypse Now).

En suma, Visconti a tope en una historia necesaria, contada con tintes Shakespearianos.
Nominada al Oscar al Mejor guión original (1969).

El film es una muestra de lo que es el cine de autor y de lo que es el neorrealismo propio de Visconti. Mucho más cercano a Brecht, por ejemplo en la puesta en escena de los personajes.

La calidad de la fotografía de Armando Nannuzzi y Pasquale de Santis es absolutamente impecable y los colores nácar dan esa atmósfera barroca, que producen cierto rechazo en el espectador.

Los planos -algunos casi dantescos- son perfectos, lo mismo que el guión. Tal vez el único punto flojo sea la música original compuesta por Maurice Jarre. La idea original de Visconti era usar a Mahler, lo cual hubiera dotado al film de una atmosfera musical más apropiada.

De todas maneras, más allá de que se nota que el gran director aprovechó hasta los últimos extremos la posibilidad que le daba la temática Nazi para desbocarse escandalosamente, estamos frente a una obra maestra del cine.

De "La Caduta Degli Dei" nos quedamos con aquellos momentos en los que Visconti se acerca tímidamente a Wagner: la fiesta de cumpleaños del barón Joachim von Essembeck al principio del film y una boda-suicidio al final. Y en mitad de la misma, "La noche de los cuchillos largos"; una secuencia tan larga, complicada y hermosa como el desenlace del "Anillo del Nibelungo".

Una película que hoy en día nadie se atrevería a hacer.

"Excelente puesta en escena y maravillosas interpretaciones para un clásico del cine mundial" (Fernando Morales: Diario El País)

Ver corto: