Este ciclo está dedicado a aquellos géneros cinematográficos que por lo general no se ven reflejados en los ciclos de cine-debate o cine arte, como por ejemplo, el cine clásico, el cine bizarro, la ciencia ficción, el cine negro, el erótico, el de terror, el spaghetti western, el blaxploitation, el anime, el cine clase 'b' en general y otros géneros. Dentro de estos subgéneros cinematográficos pueden encontrarse verdaderas joyas cinematográficas, como así también las peores películas de la historia; pero si hay algo que todas tienen en común es su garantía de diversión. Esperamos que lo disfruten.

Los Cínecos



PROGRAMACIÓN AÑO 2014

Miedo Súbito

Jueves 3 de junio

Título original: "Sudden Fear" (1952)

Dirigida por David Miller; con Joan Crawford, Jack Palance y Gloria Grahame. (110 min.)

La gran Joan Crawford protagoniza este thriller por el que fue nominado al Oscar, en donde da vida a una mujer engañada. Le acompaña el debutante Jack Palance (nominado como actor de reparto), en un papel que en un principio iba a ser para Marlon Brando, y Gloria Grahame en el rol de "la otra": la típica femme fatale que acostumbraba a bordar en varios films. El director de fotografía Charles Lang también fue nominado a la estatuilla. También hay que destacar la música compuesta por el siempre efectivo Elmer Bernstein, realmente notable.

"Miedo Súbito" se inicia de manera muy atractiva. Apenas unos pocos planos nos introducen en las pruebas que se desarrollan en un teatro de Broadway, donde se está realizando el casting de una nueva obra de teatro escrita por Myra Hudson (Joan Crawford). Esta es una rica heredera que no desea vivir parasitáriamente de su fortuna, habiéndose labrado un prestigio como escritora teatral. En dicha selección de reparto, Myra veta la presencia como protagonista de un actor de vigorosa personalidad pero extraño físico, alejado de los cánones de galán. Se trata de Lester Blaine (Jack Palance), quien se quejará de forma airada ante la autora, dejándola prácticamente con la palabra en la boca.

Viajando en tren tras el éxito de su nueva obra –Miller recurre aquí a a la elipsis para obviar esta circunstancia, como lo hará en otros aspectos de su argumento, mostrándose pendiente sobre todo por el juego de suspense, la autora se reencontrará con Blaine, con quien de manera casi inmediata trabará relación.

Nuevamente Miller apostará por la elipsis, mostrándonos ya algunos aspectos oscuros de la personalidad de quien, muy pronto, se convertirá en el esposo de la heredera –otro aspecto que la elipsis orillará-. La plácida y entusiasta relación que mostrarán los nuevos esposos, pronto se truncará cuando, merced a un aparato de grabación que la escritora tiene instalado en su despacho –y que el espectador previamente ha intuido tendrá una importancia en el argumento-, descubre que Blaine no sólo tiene una amante –Irene Neves (Gloria Grahame)-, sino que ambos plantean el asesinato de Myra, antes de que esta firme su nuevo testamento, en el que la fortuna que atesora de su padre iría a parar a una fundación benéfica.

A partir de ese momento, la función se inserta en una espiral de creciente horror, teniendo dos asideros de especial importancia. Uno es, sin duda, la entregada e intensa labor de Joan Crawford en uno de los trabajos más valiosos de su carrera cinematográfica. El otro lo supone la espléndida labor de Charles Lang como operador de fotografía, implicándose al máximo en el protagonismo de una iluminación basada en contraluces de gran expresividad y fuerza, fundamentalmente en el episodio final de la película, pero igualmente en todos aquellos momentos en los que el suspense o la propia tensión del rostro de su pareja protagonista, devienen de especial importancia en la narración.

Serán, por supuesto, dos aliados de notable importancia, con los que un David Miller más inspirado de lo habitual en él trabajará de manera inteligente en el devenir de la película. Hay que reconocer que la conjunción de cualidades y lugares comunes que alterna de manera casi constante "Miedo Súbito", proporcionan unos veinte minutos finales que podrían, por derecho propio, engrosar cualquier antología del suspense cinematográfico.

La combinación del largo, casi extenuante episodio final, inicia un fragmento casi carente de diálogos, en el que la modulación del suspense, la fuerza de la contrastada iluminación, el aprovechamiento de los detalles, y la fuerza de la interpretación, alcanza un paroxismo que tendrá su prolongación en la furiosa persecución por un nocturno y casi fantasmal San Francisco. No importa que la peripecia final pueda posteriormente ser vista como artificiosa, ya que en esos instantes es vivida por el espectador con una intensidad rara en el contexto del cine norteamericano de aquel tiempo.

Obtuvo 4 nominaciones al Oscar en 1952, incluyendo mejor actriz (Crawford), actor secundario (Palance), fotografía B&N y vestuario.

Cabe señalar que "Miedo Súbito" fue una de las películas más destacadas y aplaudidas por crítica y público en el Primer Festival Internacional de Cine de Mar del Plata (que se realizó entre el 8 y el 14 de marzo de 1954), siendo esta oportunidad la segunda vez que se exhibe en la ciudad, después de 56 años.

Ver escena: