Este ciclo está dedicado a aquellos géneros cinematográficos que por lo general no se ven reflejados en los ciclos de cine-debate o cine arte, como por ejemplo, el cine clásico, el cine bizarro, la ciencia ficción, el cine negro, el erótico, el de terror, el spaghetti western, el blaxploitation, el anime, el cine clase 'b' en general y otros géneros. Dentro de estos subgéneros cinematográficos pueden encontrarse verdaderas joyas cinematográficas, como así también las peores películas de la historia; pero si hay algo que todas tienen en común es su garantía de diversión. Esperamos que lo disfruten.

Los Cínecos



PROGRAMACIÓN AÑO 2014

Queimada


Jueves 29 a las 19 hs.

Título original: "Queimada!" (1969)

Dirigida por Gillo Pontecorvo; con Marlon Brando, Evaristo Márquez, Norman Hill. Música: Ennio Morricone. (121 min.)

Rodada en gran parte en Colombia y producida por Alberto Grimaldi, "Queimada!" es una rara mezcla de cine político y de aventuras con el plus de contar con un ícono como el inmenso Marlon Brando en el pico de su carrera.

"Si usted quiere sólo sexo, ¿qué cuesta más, mantener a una esposa o contratar el tiempo que usted quiera a una puta?". Así de expresivo se mostraba Sir William Walker (un magistral Brando), mercenario inglés llegado a la isla caribeña de Queimada en busca de la abolición de la esclavitud. Detrás, una potencia colonial en declive, Portugal, que controla la isla a su antojo y, en consecuencia, la producción de azúcar. Walker, al servicio de Inglaterra, formará un ejército revolucionario con José Dolores como cabeza visible, para destronar del poder a los portugueses. Dolores será el nuevo gobernante y, traicionando su ideal, admitirá la llegada de la civilización inglesa. Pero las revoluciones suelen ser traicionadas y una gran vuelta de tuerca vuelve a traer a la isla a William Walker, esta vez con un propósito diferente.

El film es una de las grandes gemas del cine político, muy entretenido, con mucha acción y excelentes escenarios naturales. Genial reflejo del paso del mercantilismo al capitalismo, de la esclavitud gratuita a la seudoesclavitud asalariada. Una historia profunda y humana que ofrece también una valiosa reflexión sobre que la unión hace la fuerza y, sin embargo, la falta de una clara conciencia política puede hacer que esa fuerza se quede en nada.

Fieles a sus ideales políticos y sociales, el director (prestigiado por nada menos que "La Batalla de Argel") y el mismo Brando, que se profesaban admiración mutua, decidieron colaborar en este agresivo proyecto en contra del colonialismo y la esclavitud. Al final, debido a sus diferencias creativas en la construcción del personaje de Walker y a la testarudez de ambos, terminaron enemistándose y, según cuenta la leyenda, Brando amenazó a Pontecorvo con matarle si volvía a encontrárselo alguna vez. Mientras Pontecorvo quería un malo tradicional, Brando prefería pintar un hombre íntegro con un trabajo execrable; es decir, algo más humano y creíble.
En este caso, Brando fue quien tuvo razón, y lo demostró con una interpretación inolvidable, plena de matices, que sostiene con fuerza una película que contaba con actores no profesionales (entre ellos el coprotagonista Evaristo Márquez y prácticamente todos los demás extras y secundarios colombianos).

Destacan además una buena fotografía y puesta en escena, escasos pero mordaces diálogos, y una gran ambientación colonial.
Un gran y olvidado film de Pontecorvo, aquel director que supo convertir el cine político en arte, y viceversa.


Ver títulos: