Este ciclo está dedicado a aquellos géneros cinematográficos que por lo general no se ven reflejados en los ciclos de cine-debate o cine arte, como por ejemplo, el cine clásico, el cine bizarro, la ciencia ficción, el cine negro, el erótico, el de terror, el spaghetti western, el blaxploitation, el anime, el cine clase 'b' en general y otros géneros. Dentro de estos subgéneros cinematográficos pueden encontrarse verdaderas joyas cinematográficas, como así también las peores películas de la historia; pero si hay algo que todas tienen en común es su garantía de diversión. Esperamos que lo disfruten.

Los Cínecos



PROGRAMACIÓN AÑO 2014

El Comité

Jueves 17 de septiembre

Título original: "The Commitee" (1968)

Dirigida por Peter Sykes; con Jimmy Gardner, Paul Jones, Tom Kempinski y Robert Langdon Lloyd. Con música de Pink Floyd y The Crazy World Of Arthur Brown.

Un film británico breve, surreal y enigmático de fines de los sesentas, con cierto contenido filosófico.

Comienza con un asesinato aparentemente sin razón (recordando el asesinato del cuento existencialista de Camus "L'etranger"), en el cual le corta la cabeza a la víctima para luego volver a cosérsela y que la víctima siga como si nada hubiese ocurrido.
Luego el victimario es convocado junto a casi 400 personas que van a pasar un fin de semana como parte de un "comité" que él sospecha que se realiza para juzgarlo, y en la fiesta -en la cual canta el psicodélico Arthur Brown con una especie de corona de fuego sobre su cabeza- es llamado por un enigmático personaje con quien mantiene una larga conversación sobre la naturaleza de la individualidad, la comunidad, la libertad y el orden (el guionista recientemente lo ha comparado con una especie de Matrix al revés).

Como sea, es un film para los amantes de la serie de culto británica El Prisionero, Kafka, Antonioni, y Pink Floyd. Destaca la sobria actuacion de Paul Jones (además de actor, cantante de los Manfred Mann) y la ironía y típico humor inglés que destila este corto pero interesante film con toques surrealistas, y relámpagos sicodélicos bien a tono con la era que pinta.

Sin ser pesado tiene su costado profundo, y nunca decae el interés del expectador a pesar de su aire a "film de arte" sesentista. Hay dialogos brillantes y otros totalmente delirantes pero que terminan ensamblandose perfectamente en una obra mucho más valiosa de lo que se supone a priori.

La banda de sonido original de Pink Floyd (que aún permanece inédita) es un verdadero hallazgo, sobre todo el largo tema de space rock que se va construyendo lentamente bajo la trascendental conversación final de la película.

En resumen, un film único y provocativo, que pinta perfectamente su época pero que envejeció mucho mejor de lo esperado.

(Subtítulos: Denise Castello)

Ver teaser:


Esta es parte de la banda de sonido: